6/5/14

La crisis de los 30

Este año nos toca cambiar de número. Poco a poco todas vamos cayendo y el 2 de los dulces, locos, añorados, atrevidos, idealizados y, sobre todo, muy bien vividos veinte; da paso a un aterrador 3. No todas en la cuadrilla lo llevamos igual. Algunas dicen que les da igual. ¡JA! Porque sí, todos sabemos que la edad es un estado mental pero, reconozcamos que los 30 son difíciles de digerir. 

De hecho, según he podido leer por la red, la crisis de los 30 ¡está demostrada! Al parecer, un estudio realizado en Londres reveló que "los seres humanos experimentan una crisis en sus vidas que precisamente ocurre alrededor de la tercera década de vida". El articulo continúa explicando que lo que origina esta crisis son las expectativas de lo que uno quiso alcanzar frente a lo que realmente logró al llegar a esa edad, combinado con el estrés del trabajo, los conflicto de pareja, familia y amistades. Podéis leer más aquí

Lo cierto es que yo difiero un poco de esa argumentación. Me preocupan muy poco los estereotipos sociales de lo que tengo o no que tener/hacer a los 30 años (ya sabéis: pareja+trabajo+casa+boda+hijos+divorcio). Me da igual aquellos que piensen que aún no hemos madurado lo suficiente, lo cierto es que los pasos hacia adelante siempre me han dado mucho vértigo y estoy mucho más agusto moviéndome en un círculo sin fin. No es, pues, lo que se supone que tenía que ser de mí a los 30 y no es lo que me aterroriza si no lo que se supone que tenía que ser de mí a los 20 y no quiero dejar atrás por mucho que ya no los tenga. Vamos, que Peter Pan tiene un filón en mí.  

Creo que la clave para definir mi crisis (y la de alguna otra que se sentirá identificada conmigo), es una frase que he leído en uno de esos artículos que hablan sobre cómo asumir que cumples 30 tacazos. Antes de cumplir los 30, decía, debes tener una juventud que estés dispuesta a dejar atrás. Y yo, os aseguro, la tengo pero no la quiero dejar atrás. 

Al menos, al toparme con éste otro, he descubierto que voy preparada para esta nueva década. Ahorrar y nadar es lo que peor llevo, pero nunca es tarde... De todos modos, creo que tengo la clave para hacer más llevadera la crisis de los 30. Rodearme de mis amigas y no dejarnos arrastrar por un número en una tarta. Cada uno que viva la vida a su manera, ¡nosotras vamos a seguir disfrutando de la vida igual!

Y, aunque aún me quedan un par de meses para despedirme de los veinte, pronto descubriremos que ¡los 30 son los nuevos 20!

2 comentarios:

Robert dijo...

Venía a decir que los 30 son los nuevos 20 pero ya te lo dices tú así que nada :P

Iria dijo...

Lo digo pero aún no me lo creo....

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...