18/11/14

Vieja serie, nueva adicción

Cuando era pequeña hubo una época en la que quise ser cirujana. Desconozco de donde venían tales aires de grandeza porque intuyo que en una sala de operaciones no duraría ni dos segundos. Supongo que, en parte, dichas ilusiones se vieron alimentadas por una serie que emitían en Televisión Española y que me gustaba mucho: Urgencias. Lamentablemente, esta gran producción fue muy mal tratada por nuestra querida televisión pública y perdí completamente el hilo de lo que les pasaba a Carter, Greene, Weaver, Benton y compañía en aquel hospital de Chicago. 

Hace un par de años hablando con una amiga recuperé la serie, pero no pasé de la primera temporada. No ha sido igual esta vez: ¡Con deciros que tengo aparcadas todas las nuevas temporadas de series que han arrancado desde septiembre! Voy ya por la temporada 10 (¡casi nada!) y tengo que reconocer que es una de esas series que -a pesar de tener un gran guión y mejores actores- la hacen grande sus personajes. Y, tristemente, poco a poco les ves decirnos adiós. Si no recuerdo mal el gran John Carter es el único que dura la totalidad de la serie y su evolución es alucinante. Pero se echa de menos a Doug Ross (los principios del guapísimo George Clooney), al Doctor Benton y a Mark Greene, entre otros. Los que van llegando, no están a su altura. 

Lo que más me ha llamado la atención de la serie es el poco éxito que han tenido posteriormente la mayoría de sus protagonistas. En cambio, como extras, he visto pasear por las sala de espera del County General a Jesse Pinkman (Breaking Bad), a Ted Mosby (Cómo conocí a vuestra madre), Cameron (Modern Family)... y una larga lista de afamados actores.  

En fin. Totalmente enganchada a la historia de John Carter, de estudiante a doctor de Medicina... y todo lo que acontece a su alrededor en un hospital durante ¡15 temporadas!

11/11/14

Los libros de mi infancia

Imagen vía Pinterest
Siempre me han enamorado esas fotografías de librerías infinitas en salones perfectos con miles de tomos colocados -aparentemente- a barullo pero, a buen seguro, con un orden desorganizado a gusto del propietario: por autores predilectos, por temática, por estilos, por ediciones... Acumulo escenarios similares a modo de inspiración en algún tablero en Pinterest; "algún día", pienso. Pero, siendo sincera, lo que de verdad me gustaría es recuperar el hábito de la lectura, un hábito al que entre trabajo, blogs, series, redes sociales y apuntes interminables de la UNED cada vez le dedico menos tiempo. 

Leo desde que tengo uso de razón. Mi madre me enseñó a leer en casa, antes de que nos enseñaran en el colegio. Fui una devoradora de libros compulsiva: Tardes de domingo, noches en vela para terminar algún libro, entre estudios... Nunca había tiempo suficiente. En una ocasión incluso me castigaron sin leer, porque había dejado lo que tenía que hacer por un libro. "Primero el deber". Y mi madre me echaba la bronca cuando tardaba una tarde en leer el último libro que había entrado en casa: "a ver qué lees ahora". No me importaba mucho. Tenía unos cuantos libros de cabecera que, pese a saber de memoria, leía y releía eternamente. Y aunque tenía mucho donde elegir, siempre acababa volviendo a tres colecciones inolvidables:

Los Cinco, de Enyd Blyton. Los cinco fueron mis mejores amigos literarios. Georgina, Julian, Dick y Anne; Jorgina, Julian, Dick y Ana en otras versiones. Y el inseparable Tim, mascota que dio nombre el primer perro que tuvimos en casa. Me encantaban las aventuras en las que se metían, la mayoría de ellas ¡en la isla de George!,  pero sobre todo, me encantaba el personaje de Georgina, 'George' y, cómo no, quería ser como ella. 

El pequeño vampiro, de Angela Sommer-Bodenburg. Estaba completamente enganchada a las historias de un pequeño vampiro, Rüdiger; que se hace amigo de un niño humano, Anton; y cómo entran uno en la vida del otro sin que los mayores se enteren. Anton incluso puede volar con una capa que le presta su amigo. ¡Un vampiro en el alféizar de la ventana! 

Ana la de las Tejas Verdes, de Lucy Maud Montgomery. Un clásico que no tiene nada que ver con los dos anteriores. Pero aún a día de hoy creo que me sé la vida de Ana de memoria, desde que llega a la casa de Marilla y Matthew hasta que sus hijos luchan en la Primer Guerra Mundial. Y mientras lo leía y releía y volvía a releer, me imaginaba cómo sería tener una hermana gemela como Diana y soñaba con viajar a la isla Príncipe Eduardo en Canadá.

Por supuesto, guardo esos libros (y todos los que he tenido) como oro en paño. No se me ocurre una herencia mejor para los que vengan detrás... Y, mientras recuerdo aquellas historias que alimentaron mi imaginación y que me acompañaron en tantas tardes de mi infancia, pienso en la lista de libros que  tengo acumulados para leer o de los que me gustaría que llenaran la librería de mi casa... Pero si eso ya, otro día ;)

4/11/14

Reto fotográfico octubre

Y seguimos avanzando en el reto fotográfico del año, aunque de pronto, este mes, se ha ampliado ligeramente... Es lo que tiene el calendario y sus fiestas... Así que en vez de 52 semanas de fotos serán 53. En octubre nos ha tocado:

31. Límites
32. Yo
33. Parecidos
34. Descanso
35. Halloween (he aquí el agregado, que yo he 'adaptado' como he podido...)







 Y aquí las fotos de marzoabrilmayojuniojulioagosto y septiembre 

28/10/14

Series INconfesables

Lo tengo que decir. En ocasiones veo series a las que ningún medio de comunicación dedicará ni una sola línea, sobre las que los más aclamados tuiteros nunca escribirán y que jamás ganarán un premio 'serio'. Sí, veo esas series y lo que es peor aún ¡estoy enganchada!

Empecemos por esa que lleva cinco temporadas volviéndome loca. Que si A es chico, que si es chica, que si hay dos teams, que si sudadera negra, que si gabardina roja, que si ahora Mona está loca, que si ahora Mona es aliada, que si Alli.... Sí, veo Pretty Little Liars y a veces ni yo sé porqué. Tengo la eterna sensación de que ni los productores saben quién es A y se van a marcar un auténtico Gossip Girl (llegaremos a ella, tranquilos). Pero, y aunque la serie haya perdido el rumbo -si es que alguna vez lo tuvo-, una ya no puede darle carpetazo sin saber quién es A, quién es bueno -si hay alguien que lo sea-, quién es malo, cómo de estúpida puede llegar a ser Emily, si Aria, además de vestirse con los ojos cerrados, esconde o no ese lado oscuro que se le intuye, si Spencer llegará a la universidad o volverá al manicomio, o qué será de Hanna (mi favorita). 

Gossip Girl es tan mala y tan buena a la vez que me la he visto de más. Y voy a confesaros algo peor: nunca dejaré de ver Gossip Girl sólo por los modelitos que les ponen. Oye, que no hay día que no vayan a una fiesta de alta costura, pero es que incluso yendo al colegio de uniforme son capaces de ponérselo todo y más. Eso sí, para la boda de cuento de Blair con su súper príncipe azul bajaron el nivel... La trama no es más que otro culebrón adolescente que, además, empeora con el tiempo y el final... En fin, el final no hay quien se lo crea (porque ni si quiera encaja). Pero volvemos otra vez al punto fuerte de la serie, esos outfits que las dos protagonistas lucen tan bien. 

En esta lista no podía faltar Revenge, un mega culebrón muy trabajado que hubiera llegado a ser una serie decente si se hubiera quedado en su primera temporada. Pero como ya sabemos que los guionistas son demasiado ambiciosos y no quieren asumir que no hay mejor despedida que una retirada a tiempo (que se lo digan a los de Homeland), convirtieron un buen drama en un gran culebrón. Apenas he visto la nueva temporada, que se ha presentado con una vuelta de tuerca muy seria y con el foco principal puesto en Victoria, el mejor personaje de la serie (épica Madeleine Stowe). 

¡Y ésta es la peor de todas! Todos los lunes a la noche nos enchufamos a la tele para ver La que se avecina. No negaré que puede ser rancia, zafia, vulgar y todo lo que queráis, pero siempre nos saca alguna carcajada (¡ese Amador!). Es la única serie de producción española que vemos y, lo que es peor aún: si hacemos zapping mientras cenamos y no hay nada decente en ningún otro canal (es decir, si no están dando los Simpson), cae alguna reposición en FDF.... 

Eso sí. No podía cerrar esta confesión sin deciros que sí, yo vi Sexo en Nueva York. Las seis temporadas en-te-ri-tas. Incluso la primera película. Por cierto, yo no quería que Carrie acabara con Big, era pro Aidan. Podría ser peor, podría contados que en mi adolescencia fui hiperfan de Dawson Crece y que aún sigue teniendo un lugar de honor en mi disco duro. Creo que me sé la serie de memoria. ¡Y tuvo un buen final!

Lo mejor es esas amigas con las que puedo hablar sobre lo acontecido en el último capítulo. ¡Las adicciones inconfesables seriéfilas compartidas saben mejor! ¿No?

21/10/14

Neuschwanstein: El castillo soñado

Aún recuerdo la primera vez que lo vi. Estaba en mi primer año de instituto (1º de Bachiller) y me acerqué al aula del departamento de Historia para hacer una consulta a mi profesor. Y allí estaba: ampliado y enmarcado. "¿Qué es?", le pregunté. Y entonces Alex, uno de los mejores profesores que me he cruzado en mi vida estudiantil -esa que nunca acaba-, me lo presentó. Era el castillo de Neuschwanstein, en Alemania, de proporciones inmensas y que, entre otras cosas, sirvió de inspiración para el castillo de Eurodisney. Desde aquel instante deseé visitarlo. 

Como sabéis, en agosto hicimos un 'road-trip' hasta Munich. El primero de nuestros días en la gran cuidad bávara lo dedicamos entero a  mi castillo. Nos habían recomendado ir a primera hora del día (se tarda algo más de una hora en llegar en coche) pero no logramos salir de Munich hasta pasadas las diez de la mañana. Una vez allí, cola para aparcar y una inmensa cola para conseguir las entradas. Puedes visitar sólo el castillo de Neuschwanstein o comprar un ticket combinado para poder visitar el castillo de Hohenschwangau también. 

La explotación de los castillos sigue un modelo muy cuadriculado, muy organizado, muy germánico. Las visitas guiadas son en alemán y en inglés; los que deseen hacerla en otro idioma se servirán de una audioguía. Eso sí, cada oveja con su pareja: para cada idioma hay una hora determinada. Puede que sea por el afán por el orden o para que los latinos gritones nos molestemos sólo entre nosotros, jeje. 

Mientras esperábamos en la cola de las entradas degustamos unas ricas wurst alemanas y una más rica aún weiß ßier de la zona. A pesar, repito, de que nos repitieron varias veces la necesidad de llegar temprano, a duras penas conseguimos tickets para visitar el castillo en el último turno del día en castellano. De hecho, durante la jornada nos topamos con una pareja que, habiendo llegado poco después que nosotros, se quedó sin poder visitarlo. 

Los castillos están situados en un paraje idílico incluso para mí, que ya sabéis que soy más de mar o asfalto que de montaña. Las vistas son espectaculares, verde y más verde y lagos de película. Y, al fondo, los Alpes. Además, el tiempo nos acompañó durante toda la jornada y eso que en los días siguientes tuvimos que echar mano de paraguas. Dicen que el Rey Luis II, el loco rey que mandó construir el castillo, se recluyó en aquel paraje del que estaba locamente enamorado. ¡Cómo para no! 

Primero visitamos el castillo de Hohenschwangau. La visita de 20 minutos te permite hacerte una idea de cómo es la totalidad del castillo. En Neuschwanstein, en cambio, la visita se queda excesivamente corta. Supongo que parte del interior no está acondicionado pero nos quedamos con la sensación de haber visto demasiado poco y, además, demasiado rápido. Aún así, la visita merece la pena, todo el mobiliario y los detalles están milimétricamente cuidados y la recreación es muy interesante. Cada vez que visito un monumento residencial (en el propio Munich entramos en Residenz, la Residencia Real que ahora sirve para exhibir un lujo y una decadencia desmedida -visita que recomiendo encarecidamente, por cierto-) entiendo menos qué han hecho en Estambul con el Palacio Topkapi.

No obstante, lo más bonito es la imagen imponente del castillo desde el exterior. Especialmente en la  zona trasera del propio castillo con un puente colgante atiborrado de turistas pero con unas vistas inolvidables. También hay un telesilla para poder ver la más famosa de las vistas del castillo, la de la entrada roja desde lejos; pero eso quedará para una futura ocasión. 

Vista del castillo de Hohenschwangau

El castillo de Hohenschwangau y su espectacular entorno

Inmenso el castillo de Neuschwanstein

Si vais a Münich Neuschwanstein es parada obligada. Entréis o no a visitar el interior de los castillos no podéis perderos este monumento que, recientemente fue finalista de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno y cuyas dimensiones os dejarán boquiabiertos... Yo, desde luego, no dejé de sonreír mientras contemplaba uno de esos rincones del mundo que siempre había soñado mirar. Eso si, ¡IR A PRIMERA HORA! ;)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...