29/2/12

Amaren besoetan

No falla: Cada vez que regreso a Gipuzkoa, me recibe con lluvia. No es un agravio, es su particular manera de darte la bienvenida. Lluvia de frustración, lluvia de indignación, lluvia de nostalgia, lluvia de melancolía, lluvia de felicidad... Lluvia de bienvenida. Es, en cierto modo, inherente a esta tierra, como el hermetismo de sus habitantes o el carácter apático de su equipo de fútbol. Es una condición que te hace amar u odiar esta tierra pero ante todo, te hace añorarla, necesitarla. En ocasiones es realmente desesperante ver cómo cambia el color del cielo con sólo poner carretera de por medio pero, casi siempre, supone un soplo de aire para mis pulmores regresar a esa fina cortina de agua. Porque si de algún lado soy, es de este pequeño rincón.






(Lurrean etxanda, goruntz begira, ni ohartzen naiz zu maite zaitudala.
Amaren besoetan / Sorotanbele)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...